+34 91 127 09 20 info@sternaabogados.com ES - EN

Ciudadano comunitario y familiares

Residencia legal para ciudadanos comunitarios y sus familiares

FAMILIAR DIRECTO DE CIUDADANO COMUNITARIO

FAMILIA EXTENSA DE CIUDADANO COMUNITARIO

¿Qué es un ciudadano comunitario en España?

Es obligatorio que los ciudadanos de un estado miembro de la Unión Europea que vayan a residir en España durante más de tres meses soliciten su inscripción en el Registro Central de Extranjeros. Si necesita ayuda para realizar este trámite, nuestros abogados están en Madrid para ayudarle.

El derecho de residencia en territorio español se otorga si la persona que lo pide es trabajador por cuenta ajena en España, o por cuenta propia, y además, tiene los medios y recursos suficientes para mantenerse a sí mismo y su familia, de manera que no suponga una carga para la asistencia social de España durante su periodo de residencia. Necesitará un seguro de enfermedad público o privado, contratado en España o en otro país, que proporcione cobertura en España durante su período de residencia equivalente a la proporcionada por el Sistema Nacional de Salud.

Si el ciudadano que solicita el registro es estudiante, debe estar matriculado en un centro público o privado reconocido o financiado por la administración educativa para cursar estudios o formación profesional. También debe contar con un seguro de enfermedad público o privado contratado en España u otro país que proporcione una cobertura completa en España, y poseer los recursos suficientes como para no suponer una carga para la asistencia social de España durante su periodo de residencia.

Tarjeta de residencia para familiar directo de un ciudadano comunitario

Los extranjeros extracomunitarios que tengan familiares españoles o de un país de la Unión Europea pueden solicitar una tarjeta de residencia con la cual podrán trabajar, tanto por cuenta propia, como por cuenta ajena y que tiene una duración de cinco años.

Realmente el derecho a la residencia nace en el momento en el que surge el vínculo con el ciudadano europeo. Por ejemplo, un cónyuge, tendrá derecho desde el momento de su matrimonio. La cuestión es que la ley nos obliga a solicitar esta autorización cuando decidimos establecer nuestra residencia en España.

¿Qué familiares del ciudadano europeo o español tienen derecho?
  • El cónyuge, siempre que no haya recaído el acuerdo o la declaración de nulidad del vínculo matrimonial o divorcio.
  • La pareja con la que mantenga una unión análoga a la conyugal e inscrita en un registro público establecido en un Estado miembro de la Unión, o en un Estado parte en el Espacio Económico Europeo y siempre que no se haya cancelado dicha inscripción. Las situaciones de matrimonio e inscripción como pareja registrada se considerarán, en todo caso, incompatibles entre sí.
  • El hijo directo del ciudadano de la Unión o del Espacio Económico Europeo o de su cónyuge o pareja registrada siempre que no haya recaído el acuerdo o la declaración de nulidad del vínculo matrimonial, o divorcio, o se haya cancelado la inscripción registral como pareja, menor de veintiún años, o mayor de dicha edad que viva a su cargo, o incapaz.
  • El ascendiente directo del ciudadano de la Unión o del Espacio Económico Europeo o de su cónyuge o pareja registrada que viva a su cargo, siempre que no haya recaído el acuerdo o la declaración de nulidad del vínculo matrimonial, o divorcio, o se haya cancelado la inscripción registral de la pareja.
  • Cualquier miembro de la familia que en el país de procedencia estén a cargo del ciudadano de la Unión.
  • Cualquier miembro de la familia que en el país de procedencia conviva con el ciudadano de la Unión. Se entenderá acreditada la convivencia si se demuestra fehacientemente una convivencia continuada de 24 meses en el país de procedencia.
  • Cualquier miembro de la familia, que por motivos graves de salud o de discapacidad sea estrictamente necesario que el ciudadano de la Unión se haga cargo del cuidado personal.
  • La pareja de hecho no inscrita con la que mantenga una relación estable debidamente probada al acreditar la existencia de un vínculo duradero. En todo caso se entenderá la existencia de ese vínculo si se acredita un tiempo de convivencia marital de, al menos, un año continuado, salvo que tuvieran descendencia en común, en cuyo caso bastará la acreditación de convivencia estable debidamente probada. Las situaciones de matrimonio y pareja se considerarán, en todo caso, incompatibles entre sí.

En el caso de que el ciudadano europeo sea estudiante y no trabajador, podrá reagrupar en el régimen comunitario a todos los anteriores familiares con la excepción de los ascendientes.

¿Qué requisitos hace falta cumplir?

El familiar debe acompañar o reunirse con un ciudadano de la Unión u otro Estado parte del Espacio Económico Europeo, con derecho a residencia por un período superior a tres meses, por ser trabajador por cuenta ajena o propia, tener seguro de enfermedad y medios económicos suficientes para la unidad familiar, o ser estudiante con seguro de enfermedad y recursos suficientes para la unidad familiar.

¿Dónde se solicita?

Si el familiar está en España, se deberá presentar en la oficina de extranjería correspondiente al domicilio del ciudadano europeo y en caso de que el familiar necesite visado para viajar a España el trámite se realizará en el Consulado español de su lugar de residencia.

Dado que esta autorización abarca a un gran número de familiares, dependientes del familiar comunitario, lo más adecuado es consultar a un abogado especialista para saber si nos encontramos en uno de los supuestos contemplados, si cumplimos los requisitos y qué documentos son necesarios para demostrarlo.

Tarjeta de residencia de ciudadano comunitario para familia extensa

El 9 de noviembre del 2015 se publicó en el BOE nº 268 del Real Decreto 987/2015, de 30 de octubre, por el que se modifica el Real Decreto 240/2007, de 16 de febrero, sobre entrada, libre circulación y residencia de ciudadanos de Estados de la UE y EEE que amplía el “concepto de familia” contenido en la normativa legal española, e incluye la llamada “familia extensa”.

Este cambio se debe a que para mantener la unidad de la familia en un sentido amplio, los Estados miembros deben facilitar la entrada y residencia de otros miembros de la familia del ciudadano de la Unión, distintos a los regulados en el artículo 2 de la Directiva, que eran el cónyuge, la pareja de hecho registrada, los hijos directos menor de 21 años a cargo y los ascendientes a cargo.

 

¿Qué miembros de la familia pueden ser “familia extensa”?

Esta familia extensa, a la que Directiva se refiere como «otros miembros de la familia», y cuyos derechos corresponde reconocer a los Estados miembros, estaría formada por cualquier otro miembro de la familia, cualquiera que sea su nacionalidad, que no entre en la definición de miembro de la familia del artículo 2 de la Directiva (los enunciados arriba) y que, en el país de procedencia, esté a cargo o conviva con el ciudadano de la Unión beneficiario del derecho de residencia con carácter principal o, en caso de que por motivos graves de salud, sea estrictamente necesario que el ciudadano de la Unión se haga cargo del cuidado personal del miembro de la familia. Además, también se considerará miembro de la familia extensa a la pareja con la que el ciudadano de la Unión mantenga una relación estable debidamente probada.

Paraje estable asimilada a la de hecho

En este caso de deberá demostrar una relación estable debidamente probada y convivencia marital durante al menos un año continuado, salvo que tengan descendencia en común, en cuyo caso bastará la acreditación de convivencia estable debidamente probada.

Resto de familia extensa: hermanos, nietos, abuelos, primos, tíos y sobrinos

En estos casos se deberá demostrar que estos familiares dependen económicamente del ciudadano español residente en España durante al menos los últimos 24 meses.

También podrá darse el caso de que los familiares conviven con el ciudadano europeo fuera de España, en ese caso se tendrá que demostrar dicha convivencia continuada de al menos 24 meses.

En ambos supuestos el ciudadano europeo debe disponer de los medios económicos que garantizan dicha dependencia para sus familiares y será imprescindible que los familiares tengan seguro de salud privado en España.