• Permiso de residencia por arraigo

    · Arraigo social
    · Arraigo laboral
    · Arraigo familiar: Hijos de padre o madre originariamente españoles
    · Asilo y razones humanitarias
    · Renovaciones

    Venga a vernos y cuéntenos su caso...

  • Obtención de la nacionalidad

    · Nacionalidad por residencia
    · Nacionalidad por carta de naturaleza
    · Nacionalidad de origen
    · Nacionalidad por posesión de estado
    · Nacionalidad por opción

    ¿Quiére saber si puede solicitar la doble nacionalidad?

  • Ven a España con permiso de trabajo

    Si eres un ciudadano de CHILE o PERÚ, ahora puedes entrar en España con una OFERTA DE TRABAJO. El Gobierno Español ha suscrito acuerdos internacionales con ambos paises.

    ¿Quiére que tramitemos su entrada en España?

sábado, 30 de agosto de 2014

Permiso de estancia y de residencia
Es posible diferenciar entre dos conceptos muy importantes en el Derecho de extranjería ya que ello define el tratamiento jurídico y los derechos y deberes que revisten a una persona extranjera que se encuentra en territorio español.

 Por un lado, una persona extranjera se encuentra en situación de estancia cuando su permanencia en nuestro país no va a exceder de noventa días. La persona que decida viajar a nuestro país de este modo argumentara motivos que suponen no pasar más de ese tiempo en España, por ejemplo, negocios o turismo, muy diferentes de los motivos laborales o de residencia que llevan a solicitar el permiso del segundo tipo mencionado posteriormente.

El permiso o visado de estancia debe solicitarse ante las autoridades diplomáticas o consulares españolas en el país de origen del solicitante.

Por otro lado, el permiso de residencia supone que el extranjero va a quedarse en España más de los tres meses establecidos para el visado de estancia. Es posible que se otorgue un permiso de residencia temporal por la que se autoriza a la persona a residir en nuestro país por un tiempo inferior a cinco años y suele responder a motivos laborales, circunstancias excepcionales o reagrupación familiar

lunes, 25 de agosto de 2014

Un protocolo regula cómo actuar con menores no acompañados
Recientemente se ha suscrito un protocolo por parte de instituciones y diversos ministerios a fin de establecer a quien corresponde actuar y cuál es el procedimiento a seguir en el caso de los menores extranjeros que llegan a nuestro país sin compañía y que ascendieron a más de 2.800 en 2013.

Ya el Reglamento de la Ley de Extranjería compelía a la creación de un protocolo en el que se fijaran los aspectos indispensables para el tratamiento de estos casos y el papel que cada uno de los organismos o instituciones implicadas debía jugar en los mismos. 

Este protocolo realizado por expertos de los agentes que reciben a la menores y conocen de primera mano su situación establece que en un primer momento los menores deben ser puestos a disposición policial que comprobaran si los menores no acompañados están o no en los registros. Otro aspecto que se refleja en el Protocolo es la necesidad de comprobar el beneficio que puede suponer al menor la repatriación o por el contrario, en base al interés del mismo, si lo mejor es que se quede en España.

En cualquier caso, el protocolo busca que las instituciones trabajen juntas en interés del menor,

jueves, 31 de julio de 2014

Cuando un español se casa en el extranjero, debe registrar el matrimonio en el Registro del Consulado Español donde haya contraído matrimonio o en el Registro Central Español para que dicho matrimonio tenga efectos plenos en España.

Durante dicho proceso de inscripción, que puede llevar más de un año, las autoridades españoles estudian si ese matrimonio es válido en derecho o consideran que es fraudulento, o "de conveniencia", denegando por tanto dicha inscripción e imposibilitando así la obtención del permiso de residencia de familiar del ciudadano de la unión al cónyuge extranjero.

Un Juez del Registro Civil de cualquier ciudad española en la que contraigamos matrimonio podría también declarar el matrimonio de conveniencia y por tanto no aprobar el expediente, pero lo cierto es que la gran inmensa de los matrimonios declarados " de conveniencia" son aquellos que se han contraido en el extranjero y pasan por un proceso de inscripción en el Consulado. 

Cuando esto pasa, podemos interponer una demanda civil solicitando al juez que reconozca nuestro matrimonio, y por tanto tendremos que probar que dicho matrimonio no es fraudulento, para ello hemos preguntado al Profesor de Derecho Internacional Privado Alfonso Ortega Giménez qué se considera "matrimonio de conveniencia" en España, y esto es lo que nos ha respondido:

Si queremos dar un concepto de “matrimonio de conveniencia” debemos acudir a la Resolución del Consejo de la Unión Europea, de 4 de Diciembre de 1997, sobre las medidas que deberán adoptarse en materia de lucha contra matrimonios fraudulentos. Con arreglo a la presente Resolución se establece que se entenderá por “matrimonio fraudulento”, el matrimonio de un nacional de un Estado miembro o de un nacional de un tercer país que resida regularmente en un Estado miembro con un nacional de un tercer país, con el fin exclusivo de eludir las normas relativas a la entrada y la residencia de nacionales de terceros países y obtener, para el nacional de un tercer país, un permiso de residencia o una autorización de residencia en un Estado miembro. 
Se señalan como factores que pueden permitir que se presuma que un matrimonio es fraudulento, en particular, los siguientes: a) El no mantenimiento de la vida en común; 
b) La ausencia de una contribución adecuada a las responsabilidades derivadas del matrimonio; c) El hecho de que los cónyuges no se hayan conocido antes del matrimonio; d) El hecho de que los cónyuges se equivoquen sobre sus respectivos datos personales y profesionales –nombre, dirección, nacionalidad, trabajo–, sobre las circunstancias en que se conocieron o sobre otros datos de carácter personal relacionados con ellos; e) El hecho de que los cónyuges no hablen una lengua comprensible para ambos; f) El hecho de que se haya entregado una cantidad monetaria para que se celebre el matrimonio –a excepción de las cantidades entregadas en concepto de dote, en el caso de los nacionales de terceros países en los cuales la aportación de una dote sea práctica normal–; o, g) El hecho de que el historial de uno de los cónyuges revele matrimonios fraudulentos anteriores o irregularidades en materia de residencia.
Con el fin de luchar contra el fraude en esta materia, y erradicar los “matrimonios fraudulentos”, en la misma línea de principios, la Dirección General de los Registros y del Notariado (en adelante, DGRN), hasta la fecha ha distado dos Instrucciones de interés: a) una, de 9 de enero de 1995, sobre el expediente previo al matrimonio cuando uno de los contrayentes está domiciliado en el extranjero; y, otra, de 31 de enero de 2006, sobre los matrimonios de complacencia. 
De esta forma, la DGRN da a conocer una serie de orientaciones y reglas con el fin de evitar la proliferación de “matrimonios de conveniencia”: a los Encargados de los Registros Civiles españoles se les indica, por ejemplo, que “debe considerarse y presumirse que existe auténtico consentimiento matrimonial”, cuando un contrayente conoce “los datos personales y/o familiares básicos del otro”. Eso sí, teniendo en cuenta ciertas reglas, como que el desconocimiento “debe ser claro, evidente y flagrante”, que no es preciso “descender a los detalles más concretos posibles” y que no puede fijarse una “lista cerrada” de datos básicos de obligado conocimiento. Además, para acreditar la existencia de auténticas y verdaderas relaciones entre los contrayentes deben tenerse en cuenta seis reglas, como tiempo y tipo de relaciones de convivencia, idioma común, matrimonios simulados anteriores y prueba indubitable de entrega de una cantidad económica.

El verdadero objetivo de estos matrimonios de complacencia es obtener determinados beneficios en materia de Derecho de la nacionalidad y de la extranjería:  por un lado, adquirir de modo acelerado la nacionalidad española, en la medida en que el cónyuge del ciudadano español goza de una posición privilegiada para la adquisición de la nacionalidad española (= artículo 22.2 de nuestro CC): basta un año de residencia en España por parte del sujeto extranjero (= artículo 22.2 del CC), siempre que sea una residencia “legal, continuada e inmediatamente anterior a la Petición” (= artículo 22.3 del CC); y, por otro lado, lograr una autorización de residencia en España, ya que el extranjero que ostenta la nacionalidad de un tercer Estado no miembro de la UE  ni del EEE y que sea cónyuge o pareja de hecho de un ciudadano español, goza del derecho a residir en España. 


miércoles, 30 de julio de 2014

Los visados de larga duración
Los denominados visados de larga duración son aquellos documentos que habilitan a un extranjero a residir, trabajar, estudiar o investigar en España durante un periodo largo de tiempo. De manera general, excepto los ciudadanos que procedan de la Unión Europea, Islandia, Liechtenstein, Noruega o Suiza, el resto de extranjeros necesitan la solicitud del visado para llevar a cabo alguna de estas acciones.

El procedimiento a seguir por aquel que quiera iniciar un procedimiento de este tipo se recoge en la Ley Orgánica 4/2000 y en su norma reglamentaria correspondiente.

Se requiere presentar el impreso de solicitud adecuadamente cumplimentado en la Misión Diplomática u Oficina Consular española de la región en la que el solicitante resida legalmente junto al pago de la tasa administrativa si es el caso puesto que existen ciertos supuesto excepcionales o con reducciones.

Además de estos requisitos generales, en función del objetivo del viaje y estancia y también del origen del solicitante hay otros requisitos que pueden variar y que deberán ser consultados por el solicitante en la Oficina Consular en la que se realicen los trámites.

A partir de la fecha de presentación, la Administración correspondiente resolverá el expediente en el plazo máximo de un mes.

lunes, 21 de julio de 2014

Homologación de títulos universitarios
Los extranjeros que han concluido una formación de carácter universitario en sus países de origen tienen la posibilidad de homologar sus títulos con el fin de que sean válidos en nuestro país.

Es posible solicitar la homologación de los títulos expedidos por Universidades extranjeras con la presentación de la documentación necesaria en los distintos registros públicos de las Administración del Estado o de la Comunidad autónoma correspondiente.

¿Cuál es la documentación necesaria para llevar a cabo estos trámites?

Se requiere la presentación de una copia compulsada en la que quede acreditada la identidad y la nacionalidad del solicitante. Además habrá que presentar una copia compulsada del título del que se pretenda la homologación y la certificación académica en la que quede plasmada la información necesaria sobre asignaturas, horas lectivas o especialidades.

La presentación de esta documentación irá acompañada del pago de las tasas administrativas imprescindibles para iniciar el procedimiento de homologación.

Además se prevé la posibilidad de convalidar, homologar o gestionar títulos no universitarios obtenidos en el extranjero siempre que los documentos que se presenten para la estos procedimientos tengan carácter oficial y hayan sido expedidos por las autoridades correspondientes.

Si tiene alguna duda respecto los trámites, consulte con nosotros.  

miércoles, 25 de junio de 2014

Incremento de las nacionalizaciones durante el 2013
Los datos llevan mostrando en los últimos años un descenso continuo de los extranjeros residentes en Madrid. Esto podría deberse al hecho de que la situación de crisis lleva a los inmigrantes a volver a sus países de origen, sin embargo, aunque esto es parcialmente cierto gran parte de ello desaparecen de este listado porque se nacionalizan como españoles.

En 2013, fueron 55.072 extranjeros residentes en Madrid a los que se les concedió la nacionalidad, más del 60% que el año anterior.

Las causas de este elevado volumen de nuevas nacionalizaciones se deben a la agilización de los trámites para conseguir la ciudadanía española que se llevó a cabo por parte del Ministerio de Justicia con el objetivo de acabar con el colapso de peticiones existentes hasta el momento y que se encargó al Colegio de Registradores.

Además, otro de los motivos que ha generado este incremento de nacionalizaciones es el arraigo de estas personas que vinieron en busca de trabajo y terminaron por integrarse en nuestro país.

Los países de los que proceden los extranjeros residentes que optan por nacionalizarse son principalmente de América Latina, Ecuador, Perú y Colombia a la cabeza. También los originarios de Marruecos son numerosos.

martes, 10 de junio de 2014

Adopción internacional
En el caso de querer iniciar los trámites para llevar a cabo una adopción internacional en España, hay que distinguir entre distintos procedimientos en función de si el país de origen del adoptado ha ratificado el Convenio relativo a la protección del niño y a la cooperación en materia de adopción internacional, de mayo de 1993 o no lo ha hecho.

Los trámites se inician por la persona o personas interesadas en adoptar un menor extranjero a través de una solicitud que debe presentarse en la administración pública española con competencia en materia de adopción en la correspondiente Comunidad Autónoma.

Formulando esta solicitud se dará inicio a un procedimiento administrativo en España y posteriormente en el país de origen del adoptado que acabará con la resolución de la adopción bien judicial o administrativamente.

En todo caso, durante este procedimiento hay que atender a las legislaciones española y del país de origen del menor en relación con los requisitos, procedimientos y autoridades competentes, así como las funciones que éstas deben llevar a cabo.

Tras la adopción, es necesario realizar algunos trámites en el Consulado español del país de origen del menor como por ejemplo la inscripción en el Registro Civil Consular.
El pasado viernes, 6 de junio de 2014 fue aprobada la esperada ley por más de 90.000 personas de origen sefardita.

Esta nueva ley, que aun no está en vigor y que no lo estará hasta 6 meses después de ser publicada en el BOE, permitirá obtener la nacionalidad española a los sefardíes sin necesidad de que tengan que renunciar a su nacionalidad anterior y sin necesidad de que hayan residido o tengan que residir en España.

Una novedad es que los sefardíes que quieran obtener la nacionalidad por esta vía y provengan de países de habla no española, deberán tener conocimientos básicos de español ya que deberán superar un examen que diseñará el Instituto Cervantes.

Es importante saber que los interesados tendrán tan sólo tres años desde la entrada en vigor de la ley para solicitar la nacionalidad por esta causa, y que se preveé que el proceso tendrá una duración máxima de 18 meses.

Una vez en trámite la solicitud, la Dirección General de Registradores y Notarios, asignará una cita a la que el solicitante tendrá que comparecer, por lo que la visita a España será imprescindible. En ese momento serán incorporados todos los documentos probatorios que demuestren el origen sefarí y la especial vinculación con España, entre lo que se podrán encontrar:

a) Certificado expedido por el Presidente o cargo análogo de la comunidad judía de la zona de residencia o ciudad natal del interesado. 
b) Certificado de la autoridad rabínica competente, reconocida legalmente en el país de la residencia habitual del solicitante. 
c) Prueba del idioma familiar, ladino o haketía, por la partida de nacimiento o por la ketubah, certificado matrimonial en el que conste su celebración según el régimen y tradiciones de Castilla.  
 d) Inclusión del peticionario o de su ascendencia directa en las listas de familias sefardíes protegidas por España, a que, en relación con Egipto y Grecia, hace referencia el Decreto-ley de 29 de diciembre de 1948, o de aquellos otros que obtuvieron su naturalización por la vía especial del Real Decreto de 20 de diciembre de 1924. 
e) Parentesco de consanguinidad del solicitante con una persona de las mencionadas en el apartado anterior. 
Así mismo, la especial vinculación con España, se podrá mostrar probando:
f) Realización de estudios de historia y cultura españolas. 
g) Realización de actividades benéficas a favor de personas o instituciones de españolas, siempre que las mismas no se hayan realizado con carácter puntual o esporádico. 
h) Cualquier otra circunstancia que demuestre fehacientemente su condición de sefardí originario de España y su especial vinculación. 

Desde nuestro despacho esperamos que esta nueva Ley, pueda devolver a sus raices a los familiares de miles de judios que fueron expulsados del territorio español en 1492.

martes, 27 de mayo de 2014

Visado de residencia para inversores
Siete meses después de que el Gobierno crease a través de ley el denominado visado de residencia express son menos de un centenar los inmigrantes favorecidos por el mismo, provenientes fundamentalmente de China y Rusia.

Esta norma establece ciertos requisitos que suponen que solamente un grupo muy selecto de personas puedan ser beneficiados del mismo, en concreto, inversores con la intención de adquirir viviendas o impulsar acciones o proyectos empresariales de interés general.

El visado express tiene dos importantes ventajas para aquellos afortunados que la obtienen: en primer lugar, y a diferencia de todos los demás permisos de residencia que ofrece nuestra regulación,el titular de este tipo de visado no está obligado a permanecer un tiempo mínimo es España para su posterior renovación y en segundo lugar, tanto él, como toda su familia, estarán autorizados a trabajar, tanto por cuenta propia como por cuenta ajena.

La norma se incardina en la Ley de Emprendedores a fin de generar tanto negocio como empleo, aunque los resultados sobre la creación de nuevos proyectos de interés todavía no son demasiado satisfactorios. Junto a este nuevo visado para inversores, en la ley de apoyo a los emprendedores también se suavizaron los requisitos de entrada de altos ejecutivos, científicos o empresarios acortando los plazos de los visados y de los permisos de residencia.

martes, 20 de mayo de 2014

Legalización de documento público extranjero
Mediante el acto administrativo denominado legalización se otorga validez a un documento público extranjero por parte de un funcionario que comprueba la autenticidad de la firma puesta en el documento así como la calidad de la autoridad firmante del documento.


En principio, para que un documento público extranjero sea válido en España es necesario que sea legalizado, salvo que se exima de tal obligación salvo que se exima de esa obligación en instrumento jurídico. Del mismo modo, un documento público español también debe ser legalizado para que sea válido en el extranjero.

En aras de facilitar la legalización de documentos públicos los países firman convenios para simplifica este tipo de trámites. Es el caso del Convenio de La Haya por el que los países miembros establecen la supresión de la legalización para el reconocimiento mutuo de documentos, haciendo falta un mero sello o apostilla.

Los documentos que pueden legalizarse son tanto los originales como las copias auténticas expedidas por las Autoridades de la Administración Pública emisoras, además de los testimonios de autenticidad por exhibición realizados por Notario. Son ejemplos de documentos que pueden ser utilizados en el extranjero una vez legalizados las actas de nacimiento, matrimonio o defunción, escrituras, etc.

jueves, 1 de mayo de 2014

¿Qué es la doble nacionalidad? 
La concurrencia de dos nacionalidades en una misma persona tiene como consecuencia la existencia de un doble vínculo jurídico. La persona con doble nacionalidad es, a un tiempo, nacional de dos países, gozando de la plena condición jurídica de nacionales de ambos Estados.

¿Cómo se puede obtener la doble nacionalidad? 
La doble nacionalidad se obtiene al acceder a la española por residencia, por carta de naturaleza, por posesión de estado, por opción o por acceder a ella por ser español de origen, o bien accediendo a otra nacionalidad teniendo la española siempre y cuando no haya obligación de renunciar a la nacionalidad preexistente.

¿Qué nacionalidades es posible compartir con la nacionalidad española? 
No es necesario que renuncien a su nacionalidad quienes fueran naturales de países iberoamericanos, de Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal. Se consideran países iberoamericanos a estos efectos aquéllos en los que el español o el portugués sean una de las lenguas oficiales.

A efectos de adquirir la doble nacionalidad Haití, Jamaica, Trinidad y Tobago y Guyana no se consideran iberoamericanos mientras que Puerto Rico sí se considera iberoamericano.
La autorización de residencia por circunstancias excepcionales de arraigo laboral es aquella que se podrá conceder a ciudadanos extranjeros que se hallen en España y hayan tenido relaciones laborales durante un mínimo de seis meses.

 Para obtenerla se necesitan una serie de requisitos:
1. No ser ciudadano de un Estado de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo o de Suiza, o familiar de ciudadanos de estos países.
2. No tener prohibida la entrada en España y no figurar como rechazable en el espacio territorial de países con los que España tenga firmado un convenio en tal sentido.
3. No tener antecedentes penales en España y en sus países anteriores de residencia.
4. Haber permanecido con carácter continuado (las ausencia no deben superar 90 días en los dos últimos años) en España durante un periodo mínimo de dos años.
5. Demostrar la existencia de relaciones laborales de seis meses o más.
6. No encontrarse dentro del plazo de compromiso de no retorno a España que el extranjero haya asumido al retornar voluntariamente a su país de origen.

 Para ello habrá que aportar una serie de documentos, que son el impreso de solicitud, una copia completa del pasaporte, documentación acreditativa de la permanencia continuada en España durante un periodo mínimo de dos años, el certificado de antecedentes penales, y por último, documentación acreditativa de la existencia de relaciones laborales.

martes, 1 de abril de 2014

*Originaria y derivada: La doctrina tradicional venía distinguiendo entre una adquisición originaria y una adquisición derivada de la nacional, según ésta se atribuyera o no desde el momento del nacimiento. Puede existir el caso de “españoles de origen”, los cuales, desde su nacimiento vinieran ostentando una nacionalidad distinta a la española.

Por ello, según nuestra Constitución española, “ningún español de origen podrá ser privado de su nacionalidad” (art.11.2), lo que excluye la privación por sanción judicial o administrativa para los españoles que lo sean “de origen”. Además, según el artículo 11.3 de la Constitución, los españoles no pierdan la nacionalidad aunque adquieran la de alguno de los países iberoamericano o la de alguno de los países que tengan una particular vinculación con España, como Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial y Portugal. 

*Automática: Se adquiere de forma automática a nacionalidad española sin necesidad de que el interesado tenga que declararlo, ni de un acto de reconocimiento por la autoridad, ni de inscribirse en el Registro Civil por la adquisición de dicha nacionalidad. Estos casos se dan cuando se trata de una persona con filiación de español, o alguien que es adoptado por un español durante la minoría de edad, etc.